Crecente. Pesqueira de A Follagueira

Crecente. Pesqueira de A Follagueira

Crecente. Pesqueira de A Follagueira

Clasificación: Inmueble


Descripción

Descripción General

Las pesqueiras son espacios creados en los ríos para pescar sobre todo la preciada lamprea. La lamprea es un pescado azul y uno de los primeros vertebrados en la Tierra, incluso anterior a los dinosaurios y, actualmente, la podemos encontrar a unos 200 metros y 400 metros de profundidad. Este pescado también es conocido como “la vampiresa del agua” o “la reina del río” y habita en los cursos fluviales gallegos desde hace ya más de 500 millones de años. La construcción de las pesqueiras data de la época romana, aunque hay quién afirma que ya existían antes de su llegada. Se realizaba en mampostería y se ubicaban en ambas orillas de los ríos. Los pescadores, buscaban zonas apropiadas para ello, prefiriendo salientes rocosos y con suficiente fuerza de agua para que esta estuviera bien oxigenada ya que son las preferidas de las lampreas. El río Miño en su curso medio y bajo en Salvaterra de Miño, As Neves, Arbo y Crecente que es la que nos ocupa, concentran el mayor número de pesqueiras. La pesqueira de la Follagueira fue restaurada en el año 2016, cuenta con cuatro poios de los que se abren tres canales y en ellos se colocaba el vitirjón o buitrón para la pesca de la lamprea.

Descripción Especializada

Las pesqueiras son construcciones de uno o varios canales en piedra separados entre sí de forma paralela o en diagonal de manera que se crean unas corrientes de agua por las que se facilita el camino a los distintos peces. Estos cuerpos o canales construidos en piedra se llaman “poios”. Entre cada canal, se colocaban redes en forma cónica para atrapar a sus presas, básicamente salmón, sábalo y lamprea. El río Miño llegó a contar con más de 700 pesqueiras, y en la actualidad se conservan unas 400. Su construcción data de la época romana y es de interés arquitectónico y etnográfico, los romanos ya utilizaban las pesqueiras para la pesca de la lamprea, en la actualidad forma parte de la vida cultural y gastronómica de los habitantes de los pueblos que baña el río Miño durante su curso, siendo utilizadas todavía para este mismo fin y pudiendo disfrutar de su pesca durante todo el año con las mismas técnicas artesanales, sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. Las pesqueiras también reciben el nombre de “Pescos”, se encuentran en el curso bajo del río Miño, en una longitud aproximada de 25 kilómetros, puedes conocerlas todas si sigues la “ruta de las Pesqueiras”. Datan de la época de los romanos, ya que la pesca de la lamprea cuenta con siglos de antigüedad. En la edad media la posesión de la pesqueiras estaba ligada a monasterios y casas feudales, ya en el siglo XX, en concreto en el año 1979 son declaradas monumento artístico y figuran en la documentación municipal como elementos etnográficos inventariados. En las pesqueiras se emplean diferentes artes de pesca, la principal es la conocida como biturón, butrón, voitirón, voteirón, masoura o nasoura. La pesca de la lamprea se realiza durante la noche, y es preciso revisar el estado de las redes por lo menos, cada dos horas. El cuerpo de la lamprea es anguiliforme, su piel es lisa y no posee escamas. Posee una boca en forma de ventosa con unos dientes pequeños y córneos. Sus ojos son de pequeño tamaño. Respiran a través de una hilera de siete aberturas que tienen a cada lado de su cuerpo. Su cuerpo no tiene esqueleto óseo y se sostienen en una notocorda cartilaginosa. Mientras son jóvenes tienen dos aletas dorsales, cuando van siendo adultas estas dos aletas, se acaban uniendo. Se alimentan de la sangre y carne de presas vivas (peces de diferentes tamaños) en los que se fija, para evitar que la sangre del animal anfitrión se coagule, produce una sustancia anticoagulante. Entre el tiempo que viven entre el mar y el río pueden llegar a vivir 18 años. Su temporada de pesca dura todo el año.

Descripción Educativa

En Galicia existen, aún a día de hoy, una serie de construcciones centenarias llamadas pesqueiras o pescos. Estas construcciones tradicionales se utilizaban para la pesca en ríos gallegos y muestra de ello es la Pesqueira de Follagueira, en Crecente, municipio situado en la provincia de Pontevedra. A Pesqueira de Follagueira es una presa construida de forma artesanal que forma parte de la historia del río Miño. La estructura divide el curso del río en tres canales llamados poios, lo que favorece el movimiento de la corriente creando aguas más rápidas. Además, estos poios están orientados para dominar las aguas y así obligar a las lampreas a pasar por ellos. Las pesqueiras solían construirse en lugares de aguas rápidas pues son las favoritas de las lampreas. Todas estas características hacen que se convierta en una buena zona de pesca y, gracias a una gran red en forma de cono (conocida también como buitrón), se atrapaban las diferentes presas. A día de hoy, en el río Miño se pueden observar varias pesqueiras, de hecho, es el río con mayor concentración de pescos. Por otra parte, gracias a un convenio firmado con Turismo de Galicia en el año 2016, esta pesqueira fue rehabilitada. La rehabilitación se desarrolló en dos fases: primero una fase de limpieza y restauración de materiales y, posteriormente, se procedió a la colocación de paneles informativos y a mejorar el acceso. Con todo ello, podemos imaginar cómo se usaba esta construcción en la época romana.

Galería


Datos generales

Eco-Destino:
ES/PT_GALICIA_ Río Miño

Puerto / Fondeo / Playa:
Pantalán A Follagueira

Localización:
Crecente (Pontevedra) España

Coordenadas GPS:
Latitud: 42.15261189188467
web.Logitud: -8.20194728423806

Servicios y Entorno

Entorno:
Natural

Servicios:

Datos de la Visita

Visitable:

Interpretable:

Horarios: